Mi amiga

La semana pasada me encontré con una amiga que no veía hacía mucho tiempo; una amiga muy hermosa, que siempre, en gran medida por su belleza, ha tenido muchos problemas de muchos tipos a lo largo de su vida y que todavía hace dos años que la vi, en su cumpleaños número 32, seguía arrastrando muchos de sus problemas.

Su belleza le ha traído algunas enormes ventajas, como lo es el hecho de que verdaderamente tiene, debido a eso, acceso a todos los lugares que quiera, algo que verdaderamente es elemental para su profesión en el departamento de ventas de una empresa de marketing.

El primer problema que tuvo fue un fuerte caso de anorexia que le duró 10 años, donde tuvo que ser internada varias veces para evitar no solo que la situación se pusiera peor sino que evitara su muerte.

Su problema de anorexia comenzó cuando ella tenia 16 años, cuando todos y todas nos comenzamos a percatar de que se estaba convirtiendo en la niña más hermosa de toda la escuela y probablemente que hayamos visto, naturalmente recibiendo tremendas cantidades de atención, algo a lo que se convirtió adicta.

Su adicción a la atención era tal que todo el tiempo tenía un fuerte temor de perder aquello que según ella le hacía ser especial, sin darse cuenta de que ella siempre fue especial, mucho más que en su exterior, en su interior.

Por lo general, las niñas tremendamente populares y hermosas tienden a ser bastante arrogantes y bastante crudas con las otras niñas, quienes son de belleza normal o no tan bellas; sin embargo, mi amiga siempre se ha comportado con una gran compasión con los que no son como ella y más aún, siempre ha procurado que todas las personas a su alrededor, sean quienes sean, se sientan cómodas e incluidas, algo que para aquellos con el ojo para el corazón de oro que había detrás de su rostro de fina porcelana, lo que le daba un brillo sumamente especial a toda su persona.

Lo más impresionante es que ella no veía eso y pensaba que era valiosa, por así decirlo, solo por su tono exterior, ya que, en efecto, muchos hombres la querían solamente por eso, debido a que muchos prefieren a las mujeres hermosas y calladas, nada más.

Me parece que todo esto fue en gran parte debido a que muy profundo en su alma, ella siempre tuvo un lugar solitario y desolado, como un campo lluvioso en invierno, del cual se olvida la nieve y le pasa por alto.

Al verla esta vez, la vi radiante y llena de vida, reteniendo esa honesta y profunda mirada, donde yo sospecho que se encuentran resueltos todos los misterios del mar, del cielo y de la tierra y que ahora se han convertido en la obra de arte que siempre habían debido ser.

Me dijo que ha tenido enormes beneficios de unas clases de yoga Polanco, donde ha aprendido a encontrar aquel balance necesario para el bienestar de todo.

Me dio mucho gusto.

Los viajes y el pensamiento

He colocado en uno de los paneles de mi cubículo en la oficina la foto de un acantilado, que yergue sus desafiantes paredes rocosas frente a un encrespado mar. Cabo da Roca, en Portugal; el punto más occidental de Europa; Finis Terrae.

Volver la vista hacia esa imagen, traída de uno de mis viajes, resulta como mirar a través de una ventana (las cuales, por cierto, en mi oficina escasean). Cada vez que los ojos, le mente y el sistema nervioso necesitan un escape, no hay más que girar la cabeza y contemplar; y adentrarse en el paisaje; y recordar.

Si la sola contemplación de un entorno distinto del familiar es una liberación momentánea y un antídoto eficaz contra el estrés, los bloqueos creativos y la ansiedad (lo es casi siempre), imaginen lo que un auténtico viaje hará por nosotros.

Sabemos, por propia experiencia, que cualquier cambio de ambiente puede ser reparador, tanto física como mentalmente. De ahí que casi nadie rechace la oferta de unas vacaciones. No obstante, ya existen investigaciones y estudios neurológicos para explicarnos por qué un viaje puede hacer más por nuestra mente y nuestro sistema nervioso que años de terapia o una prescripción de ansiolíticos.

Estas son algunas de las razones por las que viajar es bueno para tu mente:

 

Viajar aumenta la plasticidad del cerebro

Ya sea que debas arreglártelas para expresarte y comprender en una lengua diferente o que al menos te sorprendas con las variantes del lenguaje que hay en tu propio país, el cambio y la adaptación que éste supone, hacen que tu cerebro se vuelva más flexible. Y lo anterior es sólo un aspecto de las muchas novedades que puedes encontrarte al viajar; sabores, aromas, colores, paisajes, todo es distinto cuando te alejas de lo habitual y ese cúmulo de nuevas experiencias es vigorizante para la mente.

Viajar fortalece tus capacidades cognitivas

Al procesar nuevas experiencias, el cerebro establece nuevas conexiones neuronales, lo que estimula facultades como la abstracción, la interpretación y la memoria. Diversas investigaciones neurológicas han comprobado que las personas que han viajado mucho a lo largo de su vida tienen más posibilidades de llegar a una edad avanzada con sus facultades mentales prácticamente intactas.

Al viajar se desarrolla la inteligencia emocional

La rutina puede adormecer las emociones. El asombro, la empatía o la tolerancia se aletargan o anulan por completo, cuando día con día nos relacionamos con las mismas personas, hacemos las mismas actividades y enfrentamos los mismos problemas. Los viajes nos encaran con nuevas emociones, vivencias y retos, con lo cual nos permiten explorar otras formas de reaccionar ante las situaciones y sentir emociones que creíamos perdidas.

Viajar nos descubre otra versión de nosotros mismos

Es difícil replantear tu forma de ser o descubrir otros rasgos de tu personalidad, cuando quienes te rodean ya están acostumbrados a que desempeñes un rol determinado. Pero los viajes ofrecen la oportunidad de romper los esquemas y probar experiencias con las que habitualmente no nos atrevemos.

Si viajas con familia o amigos, puedes aprovechar la ocasión para fortalecerlos y cambiar algunas dinámicas desfavorables. Si viajas solo, tendrás la oportunidad de disfrutar lo que en verdad te gusta y también de conceder más tiempo a la introspección.

Ahora que ya conoces más a fondo los beneficios de viajar, no dejes pasar las próximas ofertas de aerolíneas como Interjet o las diversas alternativas de alojamientos baratos que existen actualmente. Piensa en viajar y viaja, para alimentar tus pensamientos.

Mi manejo de la diabetes no es tan bueno como yo quiero. ¿Soy culpable?

En estos últimos años, cada vez es más cercano el hecho de tener un familiar o amigo que ha desarrollado diabetes y una vez diagnosticado el problema, deben comenzar a cambiar su estilo y ritmo de vida.

Esta situación no solo afecta el estilo y ritmo de vida del enfermo, esto también se extiende a las personas que conviven con él, dentro y fuera de su entorno.

Por ejemplo, si vamos a una fiesta, una persona con diabetes no debe excederse en cuanto a la cantidad de alimento, ni de azúcares, por lo que la ayuda y comprensión de las personas será de utilidad para no forzar a nada y comprender la situación.

Cuántas veces no hemos visto que se presiona a la gente ya sea a comer, beber, desvelarse o pasar tiempo sin probar alimento y esto para nada beneficia a la salud de un diabético.

Y cuando el cuidado no es responsable, entonces se viene la culpa, cuando comienzas a tener ciertos periodos de síntomas que afectan tu ya de por sí complicada salud.

pie-diabetico

Hace poco tuvimos una triste experiencia en casa, cuando mi tío con diabetes piso un clavo. Él era una persona que no le hacía caso a su diabetes y andaba descalzo por el jardín y toda su casa.

Al poco tiempo, su pie diabético dio muestras de estar mal y ante un pésimo cuidado de su pie, vino con el tiempo la amputación. Este hecho lo llevó a la depresión y a los pocos meses falleció.

Todo fue muy rápido después del evento del clavo y antes de esto, logró vivir con su diabetes sin cuidarse en absoluto por más de 15 años.

Bajo una situación de este estilo, tanto la comunidad médica como los familiares han expuesto que las personas con diabetes deben implementar una autodisciplina y voluntad férrea para tener al margen a la diabetes, por lo que en lugar de conseguir una automotivación se llega a tener más bien ansiedad y hasta rechazo por seguir un nuevo estilo de vida.

Desafortunadamente, los profesionales médicos han agregado a menudo a este tormento, llevando a que los pacientes alcancen objetivos ideales para su salud cuando apenas el paciente puede asimilar que ya es diabético y debe trasformar su entorno.

En esta ocasión se propone una estrategia alternativa, donde el enfoque pasa de fortalecer el autocontrol a cambiar el entorno y establecer metas realistas para hacer lo más fácil posible las complejas demandas de la diabetes.

Es importante identificar primero cómo te ves y cómo te describes ante el problema, es decir, si te observas como malo, perezoso o egoísta por no alcanzar los objetivos terapéuticos.

Este nivel palpable de vergüenza es terreno fértil para la depresión, destruye la autoestima y es una de las razones más comunes para no discutir el autocuidado con los profesionales de la salud.

diabetes2

Es por eso que es importante buscar alternativas de apoyo que se ajusten a ti bajo un modelo individual, familiar y médico basado en la resolución constructiva de problemas en lugar de solo cuestionar la culpa y vergüenza.

Para aquellas personas con diabetes, vale el persistir con la rutina diaria de cuidar la diabetes cuando este cuidado se deriva de la inspiración de metas más importantes de la vida no-diabetes, como una promoción en el trabajo o caminar por el pasillo en la boda de su hija.

Enfocarse en algo más grande en lugar de cualquier cosa intrínsecamente gratificante sobre el control de los niveles de glucosa en la sangre varias veces al día, puede ser mucho más constructivo y funcional.

Buscar este tipo de alternativas en donde te ayude a hacer estas conexiones humanas a eventos, hitos y mantenerte saludable para que puedas vivir la vida que mereces y disfrutar con tus seres queridos.

Intentar motivar a los pacientes con culpa o vergüenza es contraproducente y no tiene éxito, así que la cuestión es comenzar a ayudar bajo otra perspectiva para que ellos tomen la decisión y esta sea lo menos compleja de seguir que el solo hecho de autocastigarse por no cuidarse apropiadamente.

Ergonomía donde quiera que vayas

A menos que tengas un trabajo excepcional o seas de esas personas que no se pueden estar quietas y hasta para leer o escribir tienen que caminar, lo más seguro es que te encuentres dentro del desafortunado y amplio porcentaje de la población que pasa la mayor parte del día sentada.

Y digo “desafortunado”, porque si bien sentarse suena a tener un rato de comodidad y descanso, la verdad es que no siempre es así y que, además, el tiempo que permanecemos en dicha posición es mucho más del que nuestro cuerpo debería soportar.

Sólo piénsalo; sales rumbo a tu trabajo y te sientas en el auto o en el transporte público (si alcanzas lugar, claro está); si tienes suerte y vives cerca de tu oficina, pasarás entre media y una hora sentado. Llegas a tu destino y después de caminar un poco, acaso subir algunos escalones, y dedicar unos minutos a preparar el café o saludar a los colegas… ¡de nuevo te sientas!

asientos2

Pasarás así las próximas cuatro o cinco horas, hasta que llegue la hora de comer. Entonces, ¡oh sorpresa!, salvo que optes por el puesto de tacos de la esquina, volverás a sentarte por lo menos otra hora. Transcurrido el refrigerio, de vuelta a sentarse, hasta que, terminada la jornada, regreses al asiento de tu auto, para regresarte a tu casa y sentarte a cenar o a ver la televisión.

Quizá exageramos, pero aun cuando hagas pausas cada hora y te levantes a caminar un poco, o pases una hora ejercitándote en el gimnasio, basta una sencilla comparación para notar que las horas de estar sentado exceden por mucho a las de movimiento.

Lamentablemente, muchos trabajos no pueden desempeñarse más que tomando asiento. En todo caso, lo que podemos hacer es ponernos de pie y estirarnos cada vez que sea posible; hacer ejercicios con las piernas y los brazos cada cierto tiempo, y procurar que nuestro lugar de trabajo esté equipado con muebles funcionales, cómodos y adecuados para la forma de nuestro cuerpo.

La ergonomía es la disciplina que se ocupa del último aspecto, es decir, del diseño de mobiliario y espacios que favorezcan las actividades que se llevarán a cabo y que garanticen el bienestar físico de las personas que los ocupan. Y es que, como ya mencionaba, estar sentado no es sinónimo de estar cómodo y mucho menos de tener una postura sana.

Sólo piensa en los asientos del metro o de algunos autobuses; si bien es mejor sentarse en ellos, que ir de pie y aplastado contra una ventanilla, ni la forma ni el material de ese tipo de asientos (en la mayoría de los casos, y especialmente en los modelos más antiguos), son apropiados para dar el soporte que la espalda y el coxis requieren.

stadium-seats

Otro caso es el de los asientos que aún hay en muchos estadios, teatros y salas de cine. Algunos, sobre todo en el caso de los estadios, ni siquiera llegan a asientos, pues sólo están las gradas, divididas con marcas de pintura para que cada quien ocupe su lugar. En otros, hay sencillas butacas, que apenas si tienen una porción de respaldo. Recientemente, asociaciones deportivas como la UEFA han determinado que todos los recintos deportivos deben contar con sillas para estado con respaldo (stadium seats with back), pues además de que así se evita que los espectadores salten o se abalancen de una grada a otra, les confiere una mayor comodidad.

Los medios de transporte más modernos también han implementado sillas ergonómicas pues, por corto que sea el trayecto, los pasajeros deben viajar cómodos y seguros. Pero, sin duda, los lugares en los que más se concentra la ergonomía son las escuelas, los centros de trabajo y las oficinas. Es ahí donde las personas pasan más tiempo sentadas y donde, por tanto, más y mejor soporte requieren.

Nuevo ingreso

El día de ayer, alrededor de 350 mil estudiantes de preparatoria, licenciatura y posgrado regresaron a clases en la Universidad Nacional Autónoma de México. Se estima que más de 90 mil son alumnos de nuevo ingreso. Y cientos de miles más retomaron o iniciaron sus estudios universitarios en todo el país.

unam

Las cifras, ante todo, me pusieron nostálgico, pues me hicieron recordar mis primeros días como alumno de la Máxima Casa de Estudios e incluso los años previos, cuando aún no sabía qué estudiar y a veces ni siquiera estaba seguro de tener las aptitudes necesarias para una carrera universitaria. No obstante, contaba con la certeza de que si todo marchaba bien y lograba encontrar mi vocación, las habilidades y los conocimientos necesarios para ejercerla, los adquiriría en la UNAM.

Como muchas generaciones de niños y jóvenes, por lo menos hasta hace unas décadas, yo fui educado como un firme creyente en el poder de la educación. Quiero decir que mis padres estaban convencidos, y a su vez lograron convencerme, de que con dedicación, esfuerzo y una buena formación, se podía lograr cualquier cosa. Nunca trataron de imponerme y ni siquiera sugerirme una profesión en especial. Para ellos, bien podía ingresar a la Academia Nacional de Medicina o a una escuela de Bellas Artes. Lo importante, decían, era que encontrara algo que me gustara hacer más que cualquier otra cosa en el mundo y que me educara, para hacerlo bien.

Tristemente, la situación que se vive hoy en día, tanto en nuestro país como a nivel mundial, bastaría para desmentir esas nobles convicciones. Tal vez no sea un fenómeno completamente nuevo, pero nunca como en los últimos años se habían visto tan altos índices de desempleo entre sectores de la población que cuentan estudios de licenciatura e incluso de posgrado. Y esto no sucede sólo en países como México, donde el sistema educativo sufre fuertes y constantes sacudidas. En España, por mencionar un caso que conocí de primera mano, se exhorta a los jóvenes a no hacer estudios de posgrado, pues corren el riesgo de que se les considere “sobrecalificados” y se les descarte para obtener un empleo, porque los sueldos que merecerían serían imposibles de pagar.

estudiantes

Para agravar la situación, lo que sí vemos es a personas de escasa preparación y cultura, ocupando cargos públicos de vital importancia para el desarrollo del país; desde funcionarios de las distintas secretarías, pasando por delegados y gobernadores locales, hasta llegar a cargos más altos. Frente a este panorama, ¿cómo harán los padres para convencer a sus hijos de que la educación es la respuesta? ¿Cómo apartarlos de los caminos del dinero y el éxito fáciles, cuando es cada vez más evidente que sólo quienes los transitan logran tener una vida satisfactoria, por lo menos en apariencia, y libre de carencias?

Admito que para mí, como padre y como docente en el área de medicina, no siempre es fácil encontrar los argumentos y motivos que ayuden a nuestros jóvenes a perseverar. Sin embargo, también he descubierto en muchos de ellos un convencimiento auténtico de que cuestiones como la vocación y los ideales no son obsoletas y que, por el contrario, pueden ser lo único que le dé un verdadero sentido a nuestro paso por el mundo.

Así que a todos los alumnos de nuevo ingreso y a los que retoman el camino que ya habían iniciado, sólo puedo decirles que aún les faltan las etapas más difíciles del recorrido y que muy probablemente, cuando lleguen a la meta no encontrarán muchas de las cosas que esperaban. Sin embargo, también puedo agregar, con base en la propia experiencia, que la etapa en la que ahora se encuentran es una de las mejores de la vida, que en ella conocerán a excelentes preceptores y a sus mejores amigos, y que si la disfrutan y aprovechan al máximo, les dará todos los elementos necesarios para resistir lo que venga.

enfermeria

La vista y la felicidad

Los ojos de todo ser vivo son aquellos órganos visuales cuya función es proyectarnos el mundo como es.

Al tener tan pesada e importante encomienda en la vida de los hombres, así como en la de muchos seres vivos, es imprescindible que estos órganos funcionen adecuadamente.

flores-lluvia

Sin los ojos, el mundo sería muy distinto y nuestros cuerpos necesitarían de una adaptación natural muy fuerte para poder sobrevivir.

Muchas personas que tenemos una vista buena, olvidamos cuán importante la vista es y el deleite que es el ver.

Pasa mucho con los seres humanos, que cuando vivimos un periodo de tiempo y en monotonía, podemos sufrir de un aburrimiento que cause depresión y malestar emocional.

Esto es debido a que muchos de nuestros sentidos los tenemos dormidos y malacostumbrados.

Es entendible el sufrir de aburrimiento en un cierto lugar, después de pasar mucho tiempo en él, especialmente si nuestras actividades en dicho lugar son siempre las mismas.

Qué pensaría usted si le digo que la monotonía nunca puede ser absoluta, debido a que nuestros alrededores nunca son los mismos, de la misma manera que el agua que veamos correr en un río nunca será la misma que la previa vez.

Imagínese usted si pudiéramos notar estas diferencias y contrastes con el interés adecuado, nuestra vida nunca sería completamente monótona.

Cómo sería el mundo si pudiéramos hacer felicidad todo aquello que nos muestra  nuestra vista, como lo son las diferencias de colores de los autos en las calles; las diferentes formas y colores de los ojos de todas las personas a nuestro alrededor; las secuencias de vuelo de los pájaros; las formas distintas de todos los objetos en la calle y en nuestra oficina; o la manera tan simpática con la que el granizo brinca al caer.

Si pudiera el hombre deleitarse con los pequeños detalles de la vida, entonces seríamos sin duda una especie más feliz y consecuentemente más prospera.

Lo interesante es que, con su debida práctica, esto se puede lograr y nuestra calidad de vida jamás será la misma.

Sin embargo, para lograr los resultados de esta técnica, nuestra vista debe de poseer una excelente precisión y calidad.

No obstante, las cosas no siempre son así, especialmente cuando descuidamos tanto consciente o inconscientemente estos órganos tan importantes.

ver-mejor

Hay muchas cosas que pueden dañar o reducir la calidad de funcionamiento de nuestros ojos, tal como es una mala alimentación, mucho sol, el cloro del agua y muchos otros factores, los cuales nunca notamos, de la misma manera que no notamos aquellas diversidades a nuestros alrededores, que hacen de este mundo un universo de diversidad.

Si nuestra vista ya está dañada, siempre podemos corregirla mediante la implementación de medidas como el uso de anteojos o lentes de contacto.

Sin embargo, estas medidas no corrigen el problema, sino que solo lo maquillan.

En años no muy lejanos, los hombres teníamos que conformarnos con estas soluciones momentáneas, ya que la ciencia aún no encontraba un remedio estable para corregir dicha situación.

El día de hoy, las cosas han cambiado, ya que por medio de un simple injerto de lentes intraoculares, nuestra vista se corregirá permanentemente.

Así que, consulta con expertos como los de Lab Uno, arregla tu vista, ¡y sé feliz!

Un checklist de nuestros hábitos y rutinas

Llevo más de dos años luchando contra la caída de pelo y ahora estoy más que decidido a consultar al dermatólogo, para ver si en mi caso ya es posible hacer un microimplante de pelo.

caidapelo

Durante este tiempo he hecho de todo para evitar la caída y sencillamente nada ha funcionado. No me agrada la idea de estar calvo a esta edad, así que le pondré remedio cuanto antes a esta situación.

Ante la inminente visita que haré al dermatólogo, una buena amiga también me sugirió realizarme una especie de checklist personal, para identificar en dónde me encontraba.

Este tipo de cosas no me hacen mucho sentido, ya que uno sabe (se supone) en donde se encuentra.

Ella me argumenta que todo lo que hacemos cotidianamente entra en lo que llamamos rituales, hábitos y dieta.

Sí, cuando hacemos algo ya por “instinto o automático” y todos los días, quiere decir que ya adquirimos el ritual y se ha hecho un hábito.

Me sugirió que realizara el siguiente ejercicio durante dos semanas:

  • Toma una libreta y un lápiz que puedas llevar contigo.
  • Anota todo lo que haces durante el día… sí, todo lo que haces: a qué hora te levantas, qué haces inmediatamente cuando te levantas, qué desayunas (si desayunas), a qué hora llegas a tu trabajo, escuela o lo que tengas qué hacer, qué comes, qué haces antes de dormir, a qué hora te duermes. En fin, escribe tu bitácora de ¿Qué hice hoy?
  • La idea es que procures que no se quede nada fuera de la bitácora y revises lo que se escribió el día de ayer. Sólo escribe y escribe y escribe.
  • Otro elemento a considerar es que se identifique el estado de ánimo y qué lo originó.

escribir

Pasadas las dos semanas, me di el tiempo de “estudiarme” y plasmé entonces en una cuadrícula la columna de tareas y los renglones de horarios.

Vacíe mis notas en cada recuadro horario/tarea.

Cuando terminé, revisé todo desde un punto de vista “crítico y ajeno a mí”, esa es la idea. Mi amiga me indicó que observara como si se tratara de otra persona, no de mí. Así se dejarán afuera los prejuicios y reproches… sólo observa y analiza.

Dentro de las preguntas a reflexionar, me dejó que revisara lo siguiente: ¿Qué encontraste? ¿Qué se repite? ¿Qué haces diferente? ¿En qué estado de ánimo te encuentras la mayor parte del día? ¿Qué lo origina?

Vaya, en mi caso, me topé que mi estilo de vida estaba muy desorganizado, ya que mi rutina de dormir era muy estresante y mis horarios irregulares.

vida-saludable

Lo mismo pasaba con el horario de mis alimentos, junto al tipo de dieta que llevo. Lo que más me llamó la atención es el estado de ánimo en el que me encuentro con frecuencia y éste es “mal humor”, ante todo.

Es lógico pensar entonces que una de las consecuencias de este estilo de vida sea que al vivir en estrés permanente, sin incluir rutinas para desacelerarme, me lleve a problemas de salud como dolor de cabeza, caída de pelo, obesidad y noto que ofrezco poco tiempo tanto para mí como para mis seres queridos.

Con esta radiografía, es más sencillo hacerse conscientes de lo que hacemos, ya que le dedicamos más energía, el cómo lo hacemos y en qué estado de ánimo nos encontramos.

Bueno, independientemente de lo que me diga el dermatólogo con mi problema del cabello, haré varios ajustes, poco a poco, para modificar mi estilo de vida a uno que me haga sentir mejor y finalmente poder decir Fuera Calvicie.

Y tú, ¿qué haces al respecto?

Ser médico es como caminar en un bosque con los ojos cerrados

El cuerpo humano ha sido un misterio que se ha ido develando con el paso del tiempo, producto de miles de años de observación, experimentación y estudio.

Como bien dijo alguien por ahí: “los humanos no venimos con manual de usuario” y mucho menos podríamos esperar un manual de mantenimiento.manual humanoEsto ha propiciado que los padecimientos de los humanos en principio se confundan y se les den tratamientos inútiles, hasta que se logra identificar con mejor precisión la enfermedad y se cambia la forma de tratarlos.

En relación al tratamiento, esa es otra historia, pues existe un número enorme de padecimientos que están identificados, para los cuales no hay cura.

Los recientes descubrimientos relacionados con el genoma humano han develado muchos secretos de las enfermedades.

Para las que son congénitas, han logrado identificar los genes que están relacionados con ellas, logrando diagnosticar algunas antes de que siquiera se presenten los primeros síntomas.

Si se trata de una enfermedad que está en el interior del cuerpo, los médicos se ven limitados para observar y en aquellos padecimientos que son visibles, tienen la ventaja de realizar pruebas más cercanas a las partes dañadas del cuerpo.enfermedades incurables

Aun en el segundo caso, existen muchos padecimientos de los cuales no se tiene la menor idea del mejor tratamiento y se mantiene en el estatus de “enfermedad incurable”.

Tomemos como ejemplo el caso de la psoriasis; esta enfermedad una alteración de los linfocitos T, que causa muchos trastornos internos y externos. Lo más evidente es la alteración del ciclo de renovación celular, en el que la piel más externa, que está muerta, se desecha en forma de escamas; este ciclo dura 30 días en una persona sana.

La renovación en los que padecen psoriasis dura solamente 4 días, por lo que se forman gruesas capas escamosas que causan comezón y dolor, además de que es un padecimiento que se predispone de forma hereditaria, y que no es contagioso.

No se conoce cura y los médicos solamente pueden aplicar algún tratamiento para psoriasis, probando con diversas técnicas que son exitosas en algunos casos y en otros no.

Los tratamientos que se suelen aplicar son:

  • Esta técnica consiste en la aplicación de luz ultravioleta y medicaciones que sensibilizan la piel.
  • Fármacos Sistémicos. Orientados a desacelerar el crecimiento del tejido de piel que se renueva.
  • Medicación con cremas y lociones. Las sustancias que se aplican contienen esteroides, alquitranes, retinoides, antralin, ácido salicílico y acalciptriol, que tratan de modificar el balance hormonal para que el cuerpo actúe como regulador de la psoriasis.

Estos solamente controlan los síntomas, que suelen reaparecer posteriormente.

psoriasisEste cuadro desalentador de la psoriasis es un ejemplo entre tantos de un padecimiento sobre el cual se experimenta y habremos de esperar que algún descubrimiento deliberado o accidental pueda ayudar a estos pacientes.

Otro aspecto que se debe cuidar es el de los efectos de los tratamientos que se aplican actualmente, pues también hay muchos casos en donde los medicamentos tienen efectos secundarios a mediano y largo plazo.

El caso de las anfetaminas, por ejemplo, que fueron muy populares en los años 60 para que la gente adelgazara; sin embargo a mediados de los 70 se descubrió que tenían efectos negativos en los pacientes y actualmente recibe el tratamiento de cualquier droga de empleo delicado.

Los médicos no la tienen fácil, pero de eso se trata su profesión y estamos seguros de que continuarán encontrando soluciones.

Cómo leer una receta oftalmológica

Hoy fuimos con el oftalmólogo pediatra, para que revisara la vista de mi hijo, pues ha presentado una serie de molestias en sus ojos y no ve bien el pizarrón en su escuela.

Erevisión ojosstando con el médico, en un consultorio en donde los niños son tratados como tales, le realizó la prueba de su vista.

Recuerdo cuando me revisaron por primera vez la mía hace ya algunos ayeres y la tecnología alrededor de estas pruebas ha cambiado considerablemente.

Ahora se cuenta con instrumentos mucho más precisos, sencillos para el diagnóstico y hacen que la prueba, especialmente para los niños, sea rápida y sencilla.

Lo que sigue sin cambiar son los defectos refractivos del ojo, como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía, que se miden en unidades llamadas dioptrías.

La dioptría es la unidad que representa la cantidad de corrección que se necesita en el lente para normalizar la visión.

Cuanto más miope o hipermétrope se es, mayores serán los números de dioptrías.

Cuando ya uno se encuentra en este terreno de las dioptrías, lo mejor será aprender a leer una receta y conocer el estado de nuestros ojos, y en este caso el de los hijos.

Veamos entonces y aprendamos un poco a leer qué nos dice una receta del oftalmólogo. Consideremos un ejemplo:

La receta tendrá algunas letras seguidas de una serie de números. Las letras “OD” indican que la receta es para el ojo derecho; “OS” representa al ojo izquierdo y tiene una estructura así

  • OD -4.00 -1.50 x 180
  • OS +.50

Ya identificamos las letras, ahora pasemos a los números:

  • El primer número identifica el grado de miopía o hipermetropía. Si aparece el signo negativo (-), entonces hablamos de que la persona tiene miopía, si aparece el signo positivo (+), entonces se tiene hipermetropía. Esto significa que cuidado-ojosse debe hacer una corrección esférica. En nuestro ejemplo, vemos que el ojo derecho tiene miopía y el izquierdo, hipermetropía.
  • El segundo número indica el grado de astigmatismo, el signo puede ser negativo (-) o positivo (+), en cuyo caso hablaremos de astigmatismo miópico o hipermetrópico, respectivamente. Estos números indican qué tan bien o mal enfocan los ojos la luz sobre la retina y el número determina la corrección cilíndrica.
  • El tercer número indica la dirección del astigmatismo, es decir, el eje de orientación. En nuestro ejemplo, un eje de 180 grados significa que el astigmatismo es horizontal y esto se presenta sólo en el ojo derecho.
  • Si la receta no tiene un segundo o tercer número, lo más probable es que no se tenga astigmatismo que, en nuestro ejemplo, es el caso del ojo izquierdo.

Con la información anterior, ahora podemos decir con sólo leer la receta que el ojo derecho tiene miopía de 4 dioptrías y además tiene astigmatismo.

En el caso del ojo izquierdo, se tiene sólo hipermetropía.

Pues bien, ahora sabemos un poco más sobre lo que indica una receta oftalmológica.

¿Sabías que el insomnio tiene tres categorías?

Mi esposa acaba de realizar un tour por las tiendas donde hay venta de colchones ortopédicos, para cambiar el que actualmente tenemos.

Después de nuestro décimo aniversario, bien es merecido jubilar a nuestro compañero de vida marital por uno más reciente.

Eso por un lado, y por el otro, para ver si es el colchón el motivo que me despierta por las noches invariablemente.

dormir bien

Ya tengo unas semanas que no duerno a “pierna suelta” y eso me está originando una pesadez durante el día, además de no rendir ni en mi trabajo ni en mi casa.

Además de comprar un nuevo colchón, vamos a ir a visitar a un especialista del sueño para que analice mi situación, ya que comienza a ser preocupante.

Y mientras esperamos al doctor, comencé a leer un artículo sobre el insomnio.

La historia siempre nos pone cierto tipo de antecedentes o anécdotas. Por ejemplo, los egipcios comparaban el hecho de estar acostados en una cama sin poder dormir con el infierno en vivo.

Que si bien, mientras no concilio el sueño no me siento como en el “infierno”, sí me siento así durante el día.

insomnioEntiendo que no soy el único con este problema, ya que cada noche hay millones de hombres y mujeres que transitamos por este mundo de silencio y sufrimiento, en donde uno de cada tres adultos no conseguimos dominar nuestro cansancio y obtener un descanso reparador.

Resulta que el insomnio es el término más usado para describir un problema relacionado con el sueño pudiendo ser clasificado en tres categorías:

Insomnio transitorio, es el más común y generalmente se manifiesta en cualquier persona en momentos que anteceden a un evento importante, como por ejemplo un examen, una entrevista de trabajo o un final de un campeonato.

Es una situación “normal” por la exaltación que dicho evento trae, desde preocupación, emoción, nerviosismo, adrenalina. Pasado el evento, se duerme nuevamente como bebé.

Insomnio de corto plazo, es el insomnio que persiste durante unas semanas y nace de una situación de estrés o de crisis, tales como la enfermedad de algún miembro de la familia o la pérdida de un empleo.

Aquí el nivel de preocupación y el no saber manejar las situaciones, son los responsables de no poder conciliar adecuadamente el sueño.

Insomnio de largo plazo, este ya es un insomnio que se denomina crónico y puede dar sufrimiento por meses y a veces por años.

insomnioSea cual sea el nivel del insomnio, la persona vive y manifiesta un círculo vicioso, ya que se siente muy preocupada por no poder dormir y no duerme porque está muy preocupada.

¿Te ha pasado algo similar? Bueno, yo estoy justo en este círculo en este momento.

La buena noticia de todo esto es que en cada una de sus tres categorías, el insomnio puede ser tratado y curado y por supuesto no es aconsejable la automedicación.

En términos generales, si el insomnio supera la categoría de corto plazo, se aconseja analizar la situación con un médico.

Pues bien, aquí me encuentro, en la antesala para investigar de una vez por todas qué me está quitando el sueño.